El sistema original de zonas de Jensen® proporciona un apoyo adecuado para todo el cuerpo durante el descanso y el sueño. Un buen apoyo de la curvatura de la espalda junto con una zona blanda para los hombros es la clave para un descanso óptimo. El sistema de zonas se basa en principios obvios y naturales. Mayoritariamente somos más anchos en la cadera y en los hombros y más estrechos y pesados en la cintura. Puesto que la finalidad principal del colchón es servir de apoyo al cuerpo, la división en zonas proporciona un apoyo mejor distribuido y cómodo donde los hombros y la cadera se hunden más en él y un apoyo más firme para la zona más pesada de la cintura. El efecto es el mismo tanto si te tumbas boca arriba como de lado.

LA POSTURA CORRECTA DEL CUERPO

Nuestros expertos recomiendan dormir de lado o boca arriba para garantizar una noche de sueño reparador en la que todo el cuerpo descanse cómodamente. Dormir en otras posturas somete al cuerpo a mucha presión al descansar. Presuponemos que te es físicamente posible dormir de lado o boca arriba, y que no padeces ningún problema de salud o discapacidad que te imposibilite o impida dormir en las posturas recomendadas. Acostumbrarse a una nueva postura al dormir conlleva algo de tiempo y práctica, pero una vez que lo consigas, comprobarás que duermes mejor y que te levantas más descansado.

UN COLCHÓN DEMASIADO DURO

La cadera y los hombros no se hunden en el colchón y, por tanto, la cintura y la zona lumbar no obtienen apoyo.

UN COLCHÓN DEMASIADO BLANDO

El cuerpo se hunde demasiado en el colchón, como en una hamaca, y la columna no tiene una curvatura natural.

UN COLCHÓN PERFECTO

El colchón proporciona al cuerpo un apoyo equilibrado y cómodo. La cadera y los hombros se hunden en el colchón de manera que la cintura y la zona lumbar reciben un apoyo perfecto.

BOCA ARRIBA

La mejor postura al tumbarse en la cama es boca arriba, especialmente si tienes un colchón relativamente blando o una cama articulada.